Bruxismo

¿QUÉ ES EL BURXISMO?

Es un trastorno común de la articulación temporo-mandibular (ATM). Provoca tensión y movimiento abrasivo dental involuntario así como dolor en la región mandibular y, en ocasiones, dental. Detectarlo a tiempo es sumamente importante en el presente y en el futuro de la salud de niños y adultos.

¿QUÉ ORIGEN PUEDE TENER?

Hay muchos factores que pueden estar asociados y llevar al bruxismo, nerviosismo, estrés, disfunción de la articulación, problemas cervicales, craneales, posturales, trastorno del sueño, etc… Incluso su afectación puede ser causa de dolor de cabeza. ¿Qué otros síntomas puede producir? Los dientes chirrían, crepitan o crujen por la noche, el paciente amanece con mucha tensión en mandíbula y/o sienes, cefalea matutina, signos en el oído (pitidos, ruidos), dolor cervical, irritabilidad, nerviosismo, desgaste dentario o del esmalte, encías sensibles, y en casos más avanzados fractura de dientes y desgaste extremo.

¿CÓMO LO TRATAMOS?

El tratamiento es mediante terapia manual que realizamos a nivel de las ATMs, craneal, cervical y postura. Dependiendo de cada caso abordamos la disfunción (discal, condilodiscal, maseterina, etc…) de una forma u otra. Por eso lo importante es que nuestros especialistas diagnostiquen correctamente y tomar en serio las recomendaciones necesarias y específicas para cada caso. Además es clave realizar una reeducación del control motor cervical y una vuelta progresiva al estilo de vida activo, puesto que con ello conseguimos tratar gran parte de los posibles orígenes. Para ello la terapia activa será importante desde el principio, con la readaptación como pieza central.